«Cuando los veo jugar, estoy seguro que el mal no puede hacer nada»

-Don Bosco.